ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Turismo  |   Artículos  |   Turismo en Uruguay: un sector en sostenida...
Financiamiento del turismo


Turismo en Uruguay:
Un sector en sostenida expansión*

Por Lorena Sánchez Campanella
Asesora del Banco de la República Oriental del Uruguay (BROU)


En consonancia con la tendencia mundial y regional, Uruguay ha asistido a un fuerte crecimiento de su sector turístico durante los últimos 20 años.

Aun pese a la contracción causada por la reciente crisis a nivel mundial, la actividad económica uruguaya continuó expandiéndose en 2009, al punto que las exportaciones de servicios turísticos se convirtieron en el principal rubro exportador del país, desplazando a las exportaciones cárnicas que tradicionalmente lideraban las ventas al exterior. Durante 2009 el ingreso de divisas provenientes del turismo creció 25% respecto a 2008, superando los US$ 1,300 millones. Más aún, en la última década las exportaciones de servicios turísticos crecieron 86% medidas en dólares, en tanto que su participación en el PIB creció desde 3,3% en 1999 hasta 4,2% en 2009.

Si bien este proceso se vio brevemente interrumpido por la aguda crisis económica que sacudiera a Uruguay y Argentina en 2001 y 2002, y que significó una contracción en el número de visitantes y en los ingresos de divisas, en los años recientes se aprecia una fuerte y sostenida recuperación. Efectivamente, en 2009 la llegada de turistas alcanzó a 2.098.780 de visitantes (sin incluir cruceristas), 5% superior a 2008, en tanto que el gasto de los mismos creció 25%.

La excelente performance le ha valido el reconocimiento de la Organización Mundial del Turismo. Dicha institución destacó el desempeño uruguayo, principalmente por haber logrado mantener el crecimiento en medio de la crisis internacional y de la contracción que sufriera el sector a nivel mundial.

Se estima que actualmente el turismo es la segunda industria del Uruguay, representando el 7% del PIB. En términos de generación de empleo, los puestos de trabajo del sector han crecido en términos relativos y absolutos, representando en la actualidad más del 8% del total nacional.

La importancia que ha adquirido la actividad turística no es casual. Tras la crisis de 2002, el país finalmente reconoció el potencial del sector, incorporando la marca “Uruguay Natural” como signo del valor agregado de la oferta turística nacional. En los últimos años la definición y planificación del sector se ha vuelto una de las prioridades de las líneas de acción política, al tiempo que ha intensificado su promoción internacional.

Con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), a partir de 2005 el Ministerio de Turismo y Deporte se avocó a la elaboración de un Plan Nacional de Turismo Sostenible 2009-2020, el cual fue aprobado finalmente en junio de 2009 y contó con la participación de todos los actores públicos y privados relacionados con el sector.

Este documento, fruto del intercambio llevado a cabo a través de la realización de múltiples reuniones y encuentros, constituye un hito innovador para el sector turístico uruguayo, ya que logra articular una visión común del país turístico que se pretende y los caminos para alcanzarlo.

Durante años la suerte del turismo en Uruguay dependió casi exclusivamente de la llegada de los visitantes argentinos en la temporada estival. Dicha realidad empezó a cambiar lentamente en los últimos años, apreciándose una mayor llegada de turistas de otras nacionalidades (regionales y extra regionales), al tiempo que han ido desarrollándose otras ofertas de modalidades turísticas, más allá del tradicional destino de descanso estival.

Si bien sol y playa sigue siendo el principal atractivo, recientemente se ha observado un incipiente desarrollo de una amplia y diversificada gama de oferta turística que incluye además de sol y playa, turismo rural, turismo termal, turismo de circuitos, turismo de ciudad, turismo de reuniones, turismo de cruceros, turismo de salud, turismo de interés especial, entre otros.

En particular el crecimiento en el turismo de cruceros se reafirma año tras año. En 2009-2010 arribaron 179 cruceros, un 7% superior a la temporada anterior. Más de 292.000 turistas descendieron a suelo uruguayo generando divisas por casi US$18 millones, un 24% por encima de 2008-2009.

Entre los principales atractivos que el país ofrece se encuentran: desde el punto de vista de los recursos turísticos el país posee un clima templado, ideal para disfrutar de las bellezas naturales (playas de arenas finas y blancas, costas oceánicas, termas, paisajes rurales), a su vez se destaca por su cultura, hospitalidad, seguridad y tranquilidad.

En términos de infraestructura y accesibilidad se han realizado inversiones en puertos y aeropuertos, al tiempo que se ha incrementado el número de conexiones aéreas y las frecuencias, contando a su vez con buenas redes viales entre los principales destinos turísticos. Al mismo tiempo la mayor afluencia de cruceros en los últimos años ha llevado a una mejora importante en la infraestructura así como en los servicios conexos. La oferta hotelera también ha sido mejorada y ampliada, contando con la presencia de importantes cadenas internacionales.

No obstante también existen algunas debilidades que requieren ser superadas. En primer lugar la concentración en la modalidad de sol y playa que aún se mantiene, aumenta la estacionalidad, así como acapara la inversión en infraestructura, siendo escaso el desarrollo en el ámbito rural. En segundo lugar la falta de una proyección y reconocimiento internacional a excepción de Punta del Este. En tercer lugar, tampoco el patrimonio o las manifestaciones culturales han sido aprovechados plenamente. En cuarto lugar si bien el país se distingue por la hospitalidad y nivel educacional de la población, no existe aún una cultura del turismo como resultado de la falta de conciencia plena de la trascendencia del sector. Finalmente, no existe una red de integración regional que facilite la difusión de los recursos locales a través de la oferta de paquetes regionales integrales, y que favorezca el intercambio de visitantes latinoamericanos así como la llegada de visitantes extra continentales.

Uruguay ve con mucha expectativa la posibilidad de sumar fuerzas con la región a través de la coordinación entre los países a fin, entre otros, de generar una oferta común de paquetes multidestino que permita aprovechar la diversidad que ofrece Latinoamérica. Aquí nuevamente los bancos de desarrollo pueden y deben jugar un rol relevante como integradores y articuladores.

A nivel interno Uruguay ya ha comenzado a dar los primeros pasos, encarando una nueva etapa con una visión clara y un rumbo bien definido. En primera instancia se han determinado 5 líneas estratégicas básicas:
  1. Modelo turístico sostenible, económica, ambiental y socioculturalmente, lo que integra la gestión de calidad de los destinos turísticos con la creación de condiciones de rentabilidad de la actividad.

  2. Promover la innovación y la calidad, impulsando la competitividad a través del impulso de proyectos asociativos y complementarios, así como de una gradual diversificación de la oferta turística.

  3. Incrementar las capacidades, calidad de empleo y compromiso de los actores del sistema turístico, mediante la capacitación y la formación constante y el fomento de la Responsabilidad Social Empresarial.

  4. Ampliación y fidelización de la demanda a través de un desarrollo del marketing para un fuerte posicionamiento internacional y la promoción de una oferta turística mejorada.

  5. Hacer del turismo una herramienta para la integración social, territorial y política, respetando la diversidad.
En segundo lugar se ha impulsado por parte del gobierno el desarrollo o formación de clusters y conglomerados turísticos en las principales zonas turísticas del país, buscando un incremento de la competitividad a través de estudios y análisis particulares, en un marco de colaboración pública-privada. Entre los emprendimientos más destacados pueden mencionarse:
  • Programa de Refuerzo de la Competitividad para el Conglomerado de Turismo de Colonia, en el marco del PACC (Programa de Competitividad de Conglomerados y Cadenas Productivas).
  • Análisis, Diagnóstico y Definición Estratégica del Cluster de Turismo de Rocha, en el marco de Pacpymes (Programa de Apoyo a la Competitividad y Promoción de Exportaciones de la Pequeña y Mediana Empresa).
  • Creación del Conglomerado de Punta del Este, en el marco de Pacpymes.
  • Elaboración del Plan Estratégico Participativo del Conglomerado de Turismo de Montevideo, en el marco del PACC.
  • Creación del Cluster de Turismo de Salto, en el marco del convenio de cooperación técnica entre el BID/FOMIN y el CCIS (Centro Comercial e Industrial de Salto) y con la participación de la Intendencia Municipal de Salto y el Ministerio de Turismo.
  • Convenio entre el Ministerio de Desarrollo Social del Uruguay y la Universidad Católica de Pelotas (Brasil), en el marco de la creación del Grupo de Turismo Fronterizo en la región Chuy (Uruguay) - Chuy (Brasil).
Finalmente, el Banco de la República, como el único banco de desarrollo del Uruguay, ha desempeñado un rol relevante en el impulso y financiamiento para el desarrollo del sector turístico en el país. En los últimos años se ha incrementado en forma sostenida la cantidad de clientes que han recibido financiamiento del banco. Desde 2007 el número de empresas vinculadas al sector prácticamente se ha triplicado.

Entre las actividades vinculadas al sector que reciben financiamiento del banco, se destacan: hotelería, transporte aéreo y terrestre, restaurantes, agencias de viaje, inmobiliarias, maquinaria y equipos, etc.

Durante los últimos 3 años el total de financiamiento al sector se ha incrementado en un 19%, destacándose el crecimiento de las actividades vinculadas a la gastronomía, el transporte terrestre y las agencias de viaje. El crédito concedido a dichas actividades se ha triplicado en el período, pasando del 10% que representaba en 2007 al casi 30% actual.

El banco cuenta con diferentes productos y líneas de crédito, de corto, mediano y largo plazo, que si bien no son específicos al sector, son muy utilizados por el mismo, como ser: capital de trabajo, apoyo a la tesorería, financiamiento de ventas, proyectos, leasing, mejora y equipos, renovación de flotas, etc.

Particularmente a través del producto estrella del banco, la Licitación de Proyectos de Inversión, se ha financiado la construcción de importantes emprendimientos hoteleros, así como proyectos de la actividad comercial y del transporte. En este sentido, en las sucesivas ediciones de la Licitación se ha apreciado un aumento de la cantidad de proyectos relacionados con el sector turístico, alcanzando un récord en 2010. Del total de proyectos que han sido seleccionados en los 5 años, más del 30% están relacionados con la actividad turística.

El camino está iniciado pero aún queda mucho por recorrer. Las nuevas tendencias del turismo mundial, el fuerte nivel de competencia internacional, la constante innovación en productos y servicios, son desafíos que tiene por delante Uruguay, pero también Latinoamérica. La coordinación puede ser una herramienta esencial para lograr una mayor proyección y posicionamiento de la región a nivel mundial, y con ello concretar las potencialidades de un sector tan imprescindible para el desarrollo socioeconómico de nuestros países.

* Artículo publicado en la Revista ALIDE edición julio-setiembre 2010.
 
 REGRESAR
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400