ACERCA DE ALIDE SERVICIOS COMITÉS TÉCNICOS PROGRAMAS MEMBRESÍA CEDOM PUBLICACIONES NOTICIAS SITE
Contáctenos
Calendario
Nuestros
miembros
Pasantías
Cursos
Reuniones
técnicas
Web E-learning
ALIDE
Web Biblioteca
virtual
Publicaciones
recientes
Premios
Alide
Memoria
institucional
Video
corporativo
Portada  |  Áreas de interés  |   Finanzas para el desarrollo  |  Artículos   |  El impulso de Europa y Asia a la...
 

PANORAMA DEL SECTOR
El impulso de Europa y Asia a la inversión vía bancos de desarrollo

En Europa y Asia la creación o fortalecimiento de bancos de desarrollo responde a la necesidad de impulsar la inversión pública frente a un escenario de crisis crediticia que afecta sobre todo a las pymes, pese a que son el motor de crecimiento de un país. Veamos algunos ejemplos de lo que se está haciendo en ambas regiones en materia de financiamiento público.

En Portugal
En Portugal el gobierno aprobó el 14 de noviembre de 2013 la creación de un Banco de Fomento. El objetivo es conseguir que la institución financiera de desarrollo conceda crédito a las pymes y esté operativa antes de junio de 2014, cuando está previsto que concluya el programa de ayuda externa de €78.000 millones (unos US$110.000 millones).

La institución financiera trabajará para mejorar las condiciones de financiación de la economía portuguesa en lo que se refiere a las pymes, y funcionará como complemento de la banca comercial. La idea es que funcione con los recursos del Banco Europeo de Inversión (BEI) y con fondos comunitarios.

Servirá para conceder créditos de largo plazo a las pymes, con condiciones más favorables, tanto en intereses como en los plazos. Con ello se busca reducir los costos de las empresas, aumentar la liquidez disponible en la economía y crear una nueva institución de financiación y capitalización del tejido empresarial.

En Francia
El gobierno francés creó el Banco Público de Inversiones (BPI), un nuevo organismo público que reúne las participaciones estatales en empresas y unifica las funciones de financiación de pymes, en particular en sectores innovadores.

El BPI fue creado para racionalizar los circuitos de financiación existente, en favor de las pymes y de las empresas de tamaño intermedio. Va a reforzar el tejido industrial francés poniendo a disposición préstamos para capital de trabajo e inversión.

Haber unido bajo una misma entidad a las diferentes instituciones de préstamos y de participaciones en capital hace que las empresas ahora cuenten con una ventanilla única de financiación.

Por otra parte, al BPI se le faculta a disponer de la venta de las participaciones en grandes grupos que no necesiten su apoyo para incrementar sus medios de acción. Sobre todo si se trata de ayudar a empresas a desarrollarse en el extranjero, como por ejemplo en las que desarrollan tecnologías fotovoltaicas. El banco deberá prestar atención a los sectores de crecimiento, en particular de crecimiento sostenible, como la innovación y el agroalimentario.

El BPI fue una de las promesas del programa económico de la actual administración de gobierno, para el cual se estimó que contaría con unos € 42 mil millones (cerca de US$ 59 mil millones). De esa cifra, € 20 mil millones (US$ 28 mil millones) se dedicarán a préstamos, €12 mil millones (US$16,800) para garantías y € 10 mil millones (US$ 14 mil millones) para inversiones en fondos propios.

Otro de los propósitos de la creación del  BPI es democratizar el acceso a la financiación de la exportación. Al mismo tiempo, el BPI asumirá un papel de asesor para las empresas que deseen exportar, toda vez que se considera que la clave del éxito de la internacionalización de las empresas radica tanto en la financiación como en la definición de una estrategia de exportación.

Por otra parte, se consideró el apoyo que el BPI brindará a las regiones, en la línea de su voluntad de convertirlas en «pilotos» de la exportación. Más aún cuando las regiones en septiembre de 2012, se comprometieron a poner en marcha, hasta finales de marzo de 2013, planes de exportación regionales y a organizar en su territorio el dispositivo de apoyo al desarrollo internacional de las pymes, apoyándose en las oficinas regionales del BPI.

En Reino Unido
En este país se estableció con dinero público un banco verde que movilizará capital privado, lo que contribuirá al desarrollo de una economía sustentable. El gobierno prevé atraer con él capital privado para invertir en proyectos y desarrollar una economía verde.

El Banco de Inversión Verde siendo una realidad, se espera colocar la economía verde en el corazón de la recuperación y la posición del Reino Unido en la vanguardia de la campaña para desarrollar energía limpia. El Banco de Inversión Verde (GIB, por su sigla en inglés), con sede en Edimburgo (Escocia), contaría con un capital inicial público de 3 mil millones de libras (unos US$ 4,833 millones).

El dinero público se combinará con capital del sector privado para financiar proyectos en sectores prioritarios como turbinas eólicas en el mar o de eficiencia energética, con lo que se contribuirá a crear empleos y promover el crecimiento económico. Se espera que tenga un impacto real y positivo sobre la inversión en los sectores de las energías renovables que los llevarán a nuevas áreas y oportunidades.

Asimismo, se considera que la institución tiene el potencial de ser un componente de cambio de la economía de bajas emisiones de carbono de Reino Unido y un centro de excelencia en la rentabilidad y la inversión.

Por otra parte, el Reino Unido anunció en setiembre de 2012 que constituiría un banco público para incrementar el crédito disponible para las pymes. Se previó que la entidad contaría con un capital social de 1,000 millones de libras (€1,254 millones) para operar.

El gobierno estima que el banco sea capaz de otorgar préstamos por 10 mil millones de libras (€ 12,540 millones) al apalancarse a través de las garantías que presenten las empresas que soliciten financiación. Asimismo, aspira a que la entidad capte otros € 1,000 millones de capital entre inversores privados, de forma que su capacidad financiera pueda duplicarse.

El banco, estaba previsto que empezara a operar en un plazo de entre 12 y 18 meses y operará a través de firmas privadas, en lugar de contar con una red de sucursales propia. Se destaca su necesidad porque requerían contar con un nuevo banco de negocios con un balance limpio y que sea capaz de hacer llegar rápidamente el crédito a los empresarios, exportadores y a compañías de alto crecimiento que impulsan la economía, toda vez que muchas empresas prometedoras y en expansión simplemente no pueden lograr los créditos que necesitan para crecer con términos razonables.

La constitución del banco público complementa las medidas adoptadas por el Banco de Inglaterra para impulsar la economía. La entidad tiene por fin corregir una falla de mercado que ha provocado que los bancos, ante la necesidad de recomponer sus balances, ya no prestan a las pymes y, en muchos casos, han perdido la experiencia para calibrar los riesgos en la concesión de crédito.

Entre tanto, el Banco de Inglaterra anunció en abril de 2013 la extensión por un año de su programa destinado a incrementar el crédito a las pymes, en un intento por reactivar la economía británica. El llamado programa de Financiación para Préstamos (FLS, siglas en inglés) fue puesto en marcha en agosto de 2012, con una duración hasta enero de 2014, pero el banco emisor inglés decidió ampliar el periodo hasta enero de 2015.

El objetivo es poner unos 80 mil millones de libras (€92,800 millones) a bajo interés a disposición de los bancos a cambio de que aumenten sus préstamos a las pymes. De acuerdo a las cifras reportadas, los bancos apenas tomaron unos 14.000 millones de libras (unos €16,240 millones) en crédito de las arcas públicas entre agosto y diciembre de 2012.

Con el FLS se redujeron los costos de las hipotecas y préstamos a las empresas. Esta extensión ayudará más a las pymes para que puedan tener una participación más importante en la creación de empleos. De acuerdo con el Tesoro británico, por cada libra (unos 1,1 euros) que se conceda en préstamo a las pymes, los bancos podrán tomar cinco libras (unos 5,8 euros) del FLS.

En concreto, con este plan, las entidades pueden tomar prestado dinero de las arcas públicas a un tipo de interés más bajo que el vigente en los mercados financieros e interbancarios. Para acceder a ese capital, los bancos deben facilitar crédito a las pymes y rebajar los tipos de interés de sus préstamos.

En España
La política económica seguida en España fue de un fuerte compromiso con la consolidación fiscal ante la necesidad de restituir la sostenibilidad de las finanzas públicas. A su vez, han hecho un fuerte esfuerzo de reformas estructurales tanto en el mercado de capitales, mercado de trabajo y mercado de productos. En la medida que en este contexto de fuerte endeudamiento privado y alto déficit público no podía venir el estímulo a la recuperación económica por el lado de la demanda era necesario introducir un estímulo por el lado de la oferta.

Por ello, en el sistema financiero, pusieron en marcha un proceso de transparencia, reestructuración y recapitalización que ha permitido, recuperar la credibilidad en la solvencia del sistema en los balances del sistema, y recuperar el acceso a mercados de las entidades de crédito, facilitando con ello que el crédito vaya volviendo de a pocos a la economía.

En materia de transparencia, se puso en manos de un tercero el análisis de la calidad de los activos y la capacidad de resistencia del sistema financiero por un deterioro de la situación económica. Asimismo, establecieron obligaciones de transparencia adicionales que no existen en otros países. Lo mismo sucedió en todas las actividades de refinanciación que realizan las entidades de crédito.

A pesar de las reformas del sistema financiero español, persisten las dificultades en la financiación de las empresas, el crédito siguió cayendo, a lo largo de 2013 en torno a un 6.5% y las dificultades son particularmente importantes para la pyme. Ellas siguen pagando un excesivo costo por la financiación, lo que hace que su situación sea particularmente difícil, y también por su mayor dificultad para acceder a los mercados de capitales.

En este contexto se tomaron distintas iniciativas para facilitar la financiación de las pymes, y aquí el Instituto de Crédito Oficial (ICO) ha jugado un papel importante. Hicieron más atractivas las líneas de mediación, de manera que hacia finales de 2013 se revirtió la tendencia de caída de utilización de estas líneas, habiéndose acumulado niveles de financiación a las pymes por este medio, que ya superan los € 10 mil millones.

Asimismo, firmaron un Acuerdo de Colaboración con la KfW de Alemania tratándose de aprovechar las mejores condiciones de acceso de esta a los mercado de capitales para canalizar ese menor costo a la pyme, con una financiación en torno a los € 800 millones, y un adicional de € 200 millones para que también llegue financiación de capital riesgo partiendo de estos fondos de la KfW.

Por otro parte, hicieron reformas legales para tratar de disminuir el costo de financiación de las pymes. Se cambió la definición de pyme que utilizaba el Banco de España, adoptándose la definición pyme europea que considera a una empresa de esta naturaleza a aquella que emplea hasta los 250 trabajadores en lugar de los 50 que se venía utilizando en España.

Según la normativa, el 100% de los préstamos concedidos a una empresa no considerada pyme tiene que ser provisionado, mientras que en el caso de las pymes la provisión baja al 75 %. Por una parte se creó el mercado de renta fija con unas condiciones de financiación relativamente accesibles y se espera que este año realice su primera misión.

Algunas acciones se han venido haciendo con la reforma financiera, pero falta aún mucho por avanzar en ese lado. En ese sentido, las acciones de política debería focalizarse en el mediano y largo plazo por el lado de la demanda que ayuden a incrementar el tamaño promedio de las empresas; reducir la regulación del mercado de productos, mejorar facilidades para hacer negocios; homogenizar las regulaciones corporativas claves entre países para así crear un clase de activos fuera de los préstamos de las pymes (e.g. leyes de bancarrota),crear/mejorar bases de datos que contienen records de crédito de las pymes.

En La India
La India inauguró en 2013 las primeras sucursales de un banco público para mujeres. El Banco Bharatiya Mahila en la ciudad de Bombay, en el oeste de la India, y se abrirán seis oficinas más en otros puntos del país en lo inmediato, El nuevo banco contará con un personal mayoritariamente femenino, prestará dinero principalmente a mujeres y cuenta con un capital inicial de US$184 millones.
En la India solo el 26% de las mujeres tiene una cuenta en un banco, frente al 46% de los hombres, según del Banco Mundial. La nueva entidad bancaria planea contar con 25 sucursales a finales de este año fiscal, que finaliza en marzo de 2014, y 500 en el 2017.

Puede descargar este artículo en PDF:
 
 
 
 
Síguenos en:
Síguenos en facebookSíguenos en Twittersíguenos en SlideshareCanal de youtube

ARTÍCULOS RECIENTES
Ambiente | Las oportunidades del financiamiento verde
  
Agricultura | Estrategías financieras para modernizar el agro
  
Microfinanzas | Claves para dinamizar los emprendimientos innovadores
  
Negocios | El desafío de las inversiones interregionales
  
Finanzas | Una nueva agenda para el desarrollo

  Agricultura
  Ambiente
  Infraestructura y   vivienda social
  Turismo
  Microfinanzas
  Riesgo/Regulación
  Negocios e
  Inversiones
  Finanzas para el   desarrollo


  Estudios
  Económicos
  Capacitación
  Asistencia técnica
  Relaciones
  Institucionales
   |  AlideNoticias   |   Revista Alide  |  E-Banca  |   Próximos cursos  |  Calendario de actividades  |  Noticias

¿QUIÉNES SOMOS?

Historia de ALIDE
Consejo directivo
Secretara General
Cómo hacerse miembro
Listado de miembros
Asambleas generales
Memoria institucional

CALENDARIO
DE ACTIVIDADES

PROGRAMAS:

Estudios Económicos e Información
Capacitación y Cooperación Internacional
Relaciones Institucionales
Asistencia Técnica

UNIDADES:

Unidad de Conferencias
Comunicación e Imagen Corporativa

COMITÉS TÉCNICOS / ÁREAS DE INTERÉS:

Financiamiento Agrícola y Rural
Financiamiento Ambiental
Recursos, Inversiones e Infraestructura
Financiamiento del Turismo
Financiamiento de la Micro, Pequeña y Mediana empresa
Riesgos y Regulación Prudencial
Negocios e Inversiones
Financiamiento de la vivienda social

PRODUCTOS Y SERVICIOS:

Biblioteca virtual
E-learning ALIDE
Cursos presenciales
Pasantías y asesorías
Reuniones técnicas
Premios ALIDE a las mejores prácticas en IFD
Publicaciones
Directorio de Fuentes de Financiamiento Internacional

MEDIOS INFORMATIVOS:

Revista ALIDE
Boletín Alidenoticias
Boletín E-banca
Boletín E-news

NOTICIAS:
Noticias de ALIDE
Noticias sobre miembros de ALIDE
Entrevistas
Artículos sobre financiamiento del desarrollo

Síguenos en facebook Síguenos en Twitter síguenos en Slideshare Canal de youtube siguenos en Google+ Síguenos en Likedin 
© Copyright 2010 - ALIDE - Asociación Latinoamericana de Instituciones Financieras para el Desarrollo
Paseo de la República 3211, Lima 27, Perú. Apartado Postal: 3988 - Lima 100. Teléfono: 442-2400